Apple innova

Desde la presentación del iPhone 6, han sido muchos los artículos que he leído sobre él, así como comparaciones. Pero sin duda, lo que más me ha impactado, ha sido la cantidad de comentarios del tipo “Apple, bienvenido al 2012, mi Nexus 4 tiene lo mismo que el iPhone 6 desde hace tiempo” o “Qué caro el iPhone/Apple Watch” o “Apple no innova, copia”. Por lo que me gustaría dar mi opinión personal acerca del iPhone 6 y el panorama actual de smartphones.

A los teléfonos de última hornada se les tiende a comparar y valorar en función de su hardware, sin tener en cuenta el sistema operativo. Da igual si corre iOS, Windows Phone o Android,  si uno tiene un Snapdragon 800 a 2,2GHz y el otro un 801 a 2,5GHz, el segundo está claramente por encima. Siento diferir en eso, creo que estamos llegando a unos límites absurdos donde no se aprovechan los recursos disponibles en un teléfono. Está claro que los teléfonos ya hacen muchas cosas más que llamar, por supuesto, pero me gustaría que alguien me explicara: ¿para qué necesito un Quad Core a 2.7GHz, 3GB de RAM y una pantalla 2K?

 

Hasta el momento, no le he encontrado ninguna utilidad ni aplicación que requiera de esos recursos. Los fabricantes de Smartphones, sobre todo los de terminales Android, están compitiendo entre sí en una carrera absurda especificaciones. Comparando las especificaciones de los terminales de gama alta, encuentras que son todas prácticamente iguales. El usuario paga por tener un procesador de cuatro u ocho núcleos a 2 GHz, pero no sabe para qué puede servir.

 

Aquí es donde entra Apple y su “no-innovación”. Con este último iPhone 6, los de Cupertino han cortado su tendencia de pantallas pequeñas y han escuchado lo que los usuarios demandaban, pero eso no quiere decir que haya hecho lo mismo que Samsung, como mucho ha usado tamaños de pantalla más grande como lleva ocurriendo en Android desde hace mucho tiempo. Excepto eso, no veo ningún otro lugar donde hayan copiado.

Lo primero, han optimizado la fabricación de su procesador, ahora el más pequeño, más eficiente, y más potente. Este chip, tiene “únicamente” dos núcleos a ~1,4Ghz y cuenta con un 1GB de RAM, el cual está claramente por debajo de los 4 núcleos a 2,5GHz con 2GB de RAM que están tan de moda. Pero con ese chip han conseguido, por ejemplo, poder grabar video a 240fps de video, lo que hasta la fecha estaba al alcance de cámaras como la GoPro. O un enfoque mucho más rápido utilizando una técnica que hasta ahora sólo estaba presente en las DLSR.

Además, añaden un chip especial (como en la generación anterior) para cuantificar las acciones del usuario y que se encarga de la encriptación de los pagos vía NFC. Dicha tecnología, que existe desde hace mucho tiempo, nadie ha invertido lo suficiente en crear acuerdos con Visa, MasterCard, etc, para extenderlos. Ahora dirán que Apple no ha innovado, y yo digo, que no han inventado la rueda, pero han cogido la tecnología existente y la han aprovechado para añadir una funcionalidad a su teléfono. ¿De qué sirve decir que Apple llega tarde  porque el Galaxy Nexus hace 3 años llevaba chip NFC, si no lo puedo aprovechar?

 

Por último, me gustaría hacer un comentario acerca del precio. Estoy de acuerdo con que un precio a partir de 700€ para el iPhone y 350€ para el Watch, me parecen altos. Pero cuando miro a la competencia es cuando me doy cuenta que no es tan caro. Un Samsung Gear S con Tizen OS (sistema operativo propietario y minoritario) cuesta 400€ y un Samsung Galaxy S5 700€. En mi opinión, la calidad de construcción de los productos de Apple, ha sido siempre de primera, y no creo que con el iPhone 6 hayan hecho menos. Cuerpo de aluminio muy delgado con cristal curvado en los bordes, una preciosidad, en mi opinión.

Lo que quizá Apple no haga a menudo es inventar o crear tecnologías, pero no hay lugar a dudas de que Apple innova, ya que consigue más funcionalidades útiles que la competencia usando tecnología existente.

 

Anuncios

Lumia 1020 o cómo meter un iPhone 5 en el cajón

Recién cumplido el tercer mes desde que decidí cambiar mi flamante iPhone 5, después de llevar con él más de 1 año, me gustaría repasar lo que ambos terminales ofrecen que ninguno otro puede.

A pesar de que me gusta mucho trastear diferentes terminales, al cabo de un tiempo, termino siempre con un iPhone entre las manos. Las razones que me llevan a ello:

  • Calidad de fabricación: la calidad de los acabados es siempre excelente. Exceptuando pequeños fallos presentes en los primeros modelos, como botones de encendido que se estropean en unas semanas.
  • Asistencia técnica: por el momento, no he visto ningún fabricante que se acerque a Apple en este aspecto, por desgracia para el usuario. Tener un problema con un dispositivo y que en 2 días tengas uno reparado, es una gozada.
  • Fluidez del sistema: sin lugar a dudas, no es el terminal más rápido, pero sí el más fluido. No hay cortes en las transiciones aunque el procesador este ocupado, lo que deja una buena sensación al usuario al manejarlo.
  • Cámara: una de las mejores sin duda a la par de sencilla. Los algoritmos de imagen que utiliza iOS están muy bien optimizados y equilibrados.

Porqué cambiar a un Lumia 1020:

  • Calidad de materiales y fabricación: diría que a la par que Apple. Es muy agradable tenerlo en la mano y han hecho un gran trabajo dado el tamaño del módulo fotográfico.
  • Fluidez del sistema: al igual que en iOS, en Windows Phone se le da mucha importancia a la interfaz de usuario y en todo momento va muy fluida.
  • Cámara: por supuesto es su punto más fuerte. El objetivo que monta el Lumia 1020 es el mejor del momento. Las fotos que dispara en automático son realmente buenas, aunque se echa de menos un HDR nativo, pero lo bonito es controlar los parámetros avanzados con el “Nokia Camera”.
  • Software: sí, software. Y es que, aunque Windows Phone no esté al nivel de Android o iOS, se defiende perfectamente gracias a Nokia. Hay una buena colección de aplicación que Nokia ha desarrollado para Windows Phone, varias de ellas que te permiten juguetear mucho con la cámara, y otras tantas para diversas tareas, a destacar el “Nokia Beamer” cuya utilidad no he visto en otra plataforma de manera sencilla.

No puedo decir que sea el mejor terminal, pero después del iPhone, este Lumia 1020 ha sido el único que ha conseguido sacarme durante mucho tiempo una sonrisa de niño jugueteando con él.

Experiencia personal: Postventa Samsung vs Apple

Hace tiempo que quiero escribir este post para contar mi experiencia personal acerca del servicio postventa de los dos fabricantes de smartphones que actualmente son referencia mundial. Por todos es sabido que Apple y Samsung mantienen un estado de guerra constante, aunque parezca extraño aquí Google a pasado a segundo plano. Me parece muy curioso que la gente menos entendida en estos asuntos sepa que hay Galaxys y iPhones, lo demás queda en segundo o tercer plano. De hecho, no sabría decir cuántas veces al realizar la pregunta “¿Qué teléfono tienes?” he recibido la respuesta “Un Galaxy”, será que hay pocos …

Desde que me compré mi primer iPod he estado enganchado a la secta de la manzana, tengo muchos dispositivos suyos y entre ellos un precioso iMac 27″. El verano pasado nos juntamos unos amigos con tiempo libre y decidimos ir a la inauguración de la Apple Store de Barcelona, allí me compré un Magic Trackpad pero con el follón de la gente el vendedor parece ser que anotó mal mi dirección de correo electrónico y no me llegó la factura. Esto no me preocupó mucho hasta 3 meses después que empieza a funcionar cada vez más raro hasta que dejó de funcionar. Probé de todo lo que se me ocurrió pero no conseguí reanimarlo. Así que me decido a llamar al número del servicio técnico de Apple. Para mi sorpresa respondieron enseguida, le expliqué a la operadora que mi Magic Trackpad había dejado de funcionar pero que no tenía la factura de compra. A continuación me preguntó si tenía algún mac con el Apple Care contratado, así es, le di el número de serie el iMac y en menos de 5 minutos tenía un Magic Trackpad de camino. Al día siguiente, exactamente 23 horas después de haber hablado con el servicio técnico tenía un Magic Trackpad nuevo en la puerta de casa, entregué el que estaba averiado y listo. El único inconveniente si lo podríamos llamar así es que tienes que dar tu tarjeta de crédito donde te retiran el precio del Magic Trackpad y cuando reciben el averiado te lo devuelven, en mi caso 3 días después me devolvieron el dinero sin problemas.

También tuve problemas con el iPhone 5 que compré. Fui de los desesperados que se apuntaron a la lista de espera para comprar unos de los primeros iPhone 5 libre de la Apple Store. Estuve dos semanas apuntándome a las listas de espera todos los días, ya que solo tenían validez durante ese día, hasta que al final conseguí el mío. Sábado por la mañana de camino a la Apple Store de la Nueva Condomina muy ilusionado, enseguida me atienden y me siento en una de las mesas de configuración a esperar a que sacasen el teléfono. Lo abro ilusionadísimo, le quito los plásticos y me pongo a mirarlo por todas partes. Para mi sorpresa, detecté que el borde de plástico blanco que une la pantalla con el marco de aluminio tenía zonas un poco amarillentas, y por la parte de abajo un par de puntos negros muy pequeños. Todos estos defectos eran pequeñísimos, de hecho un amigo que me acompañó a comprármelo le costó verlos al igual a la trabajadora de la Apple Store. Houston tenemos un problema! Reciben unos 7/8 iPhones al día y por lista de espera, así que no tenían más iPhones. Al cabo de un rato esperando llega otro dependiente a verlo y se va para dentro, 5 minutos después sale el encargado y me explica la situación de que no tienen más iPhones, pero me da una solución que me aventuraría a decir que no daría en ninguna tienda, me dice que me puedo llevar el iPhone 5 a mi casa y que cuando les lleguen más iPhones me reservan uno para mi. Obviamente acepté y estuve todo el fin de semana trasteando con él y el lunes tenía un aviso en el correo que podía pasar a recoger mi nuevo iPhone cuando quisiera. Al día siguiente fui, entregué mi iPhone con su caja y ellos me dieron uno completamente nuevo a estrenar.

Casualidades de la vida, 6 meses después de haber estado usando el iPhone con normalidad, detecto que el botón de encendido/desbloqueo no funciona correctamente. Si lo pulsaba por el lado derecho funciona sin problemas, pero al pulsarlo por el lado izquierdo había veces que se encendía pero otra no. Enseguida me dirigí al soporte de Apple y rellené la solicitud de reparación contando lo que le pasaba al teléfono. Esto fue un viernes por la tarde, el lunes siguiente pasó un mensajero a recogerlo y el miércoles por la mañana tenía en la puerta de mi casa un iPhone de sustitución, que para mi sorpresa es como si estuviese nuevo, todo impecable con sus plásticos como si de uno nuevo se tratase.

Dos historias diferentes con el servicio postventa de Apple y todo perfecto, un servicio de primera. Pero ahora le llega el turno al segundo, a Samsung. Como buen geek siempre intento hacerme con lo último en tecnología e ir probando diferentes aparatos, y mucho antes de tener el iPhone 5, tuve un Samsung Wave. En mi opinión era muy buen teléfono, lo estuve usando algo más de 2 meses cuando llega un día en el que el altavoz dejó de funcionar. Leí en internet que un defecto compartido por muchos Waves, así que al día siguiente al servicio técnico de TPH para que lo repararan. Estuve sin él algo más de 3 semanas, pero es el trato al que estamos acostumbrados a recibir por un SAT.

Después de ese Samsung Wave pasé por muchos otros smartphones hasta que volví a caer otra vez en Samsung, esta vez un Samsung Galaxy Nexus. Sinceramente, ha sido uno de los mejores teléfonos android que he tenido y estaba muy contento con él hasta que un día me decido a probar el NFC, eso de lo que tanto hablan y casi nadie usa. Para mi sorpresa el teléfono no me deja activarlo. Pruebo de todo, reinicio, formateo, restaurarlo de fábrica con las imágenes de Google, y nada, sigue igual. Dada la situación me pongo en contacto vía web con el servicio técnico de Samsung y su respuesta fue que tenía que dirigirme a un distribuidor/SAT autorizado, que ellos me gestionarían la reparación. Primer punto en contra, tengo que desplazarme al SAT, pero no me importa ya que a 15 minutos hay un The Phone House que tienen servicio técnico oficial de Samsung. Después de estar esperando cerca de 1 hora en la cola, le explico al dependiente lo que le ocurre al teléfono y se extrañó de dos cosas, la primera que no se activara, y la segunda, que alguien usara el NFC. Al final, gestiona la reparación por garantía y a esperar a que lo reparen. Al cabo de 3 largas semanas sin el teléfono, recibo un SMS donde me avisan de TPH que al día siguiente podría pasar a recoger el teléfono. A la hora de comer voy para evitar largas colas, aún así 20 minutos esperando, el dependiente saca el aparato y ve en el parte de reparación lo que le han hecho, una actualización de software, un test de las señales y todo OK. Enciende el dispositivo y nos ponemos a probarlo, cuando llegamos al menú del NFC seguía con el mismo problema que cuando se envió. Sin necesidad que me mosqueara, el técnico se puso a tramitar otra vez el envío al SAT de Samsung indicando que ya es la segunda vez que enviaba. Salí de allí sin mi teléfono, y así estuve 4 semanas esperando hasta que llegó el SMS de TPH. Repetimos operación, cola de 30 minutos en TPH y el dependiente se acordaba de mi cara, textualmente me dijo “vienes por lo del NFC, no?”. Por fin, esta vez si que funcionaba correctamente, según el parte del SAT le habían cambiado la placa entera. Total 7 semanas sin teléfono.

Como resumen después de este largo post, voy a dar mi opinión del trato que he recibido en ambos casos. Es cierto que los aparatos de Apple no son baratos ni mucho menos, pero cuando compro un aparato de Apple soy consciente que estoy comprando un producto Premium y recibo un trato Premium en todo lo referente a él. Si decido comprar un paquete de garantía Apple Care para mi Mac/iPhone/… es porque supone una garantía de que si me rompe alguno de estos aparatos, con la mayor comodidad me lo van a solucionar y en poco tiempo. En el caso de Samsung, creo que su servicio postventa no es digno de la gama Premium, ya que en el caso del Wave veo razonable el trato recibido al tratarse de un terminal de gama baja. Pero en el caso del Galaxy Nexus, un terminal de gama alta con un precio bastante alto, recibe el mismo trato que quien tiene un Wave. No me parece justo estar pagando el dineral que vale un dispositivo de gama Premium y estar recibiendo una atención pésima. Hay que ser consciente de lo que compramos, seguiré comprando aparatos de otros fabricantes porque me gusta probar cosas diferentes, no soy un fanático de Apple cerrado, pero creo que todos los fabricantes deberían mejorar y mucho en la atención postventa, donde Apple no tiene rival.

Cómo enrollar los EarPods en su caja

Desde hace unos días tengo conmigo un iPhone 5, el cual venía acompañado con los famosos EarPods de los que tanto se ha hablado. Mi intención no es hablar más acerca de si se escuchan mejor o peor que los anteriores, sino de cómo enrollamos los EarPods en su caja tal y como venían de fábrica. Puede parecer algo trivial, pero personalmente al desenrollarlos la primera vez, no me fijé como venían, y después no encontraba la forma de enrollarlos bien dentro de su caja.

Empezamos introduciendo los auriculares en su sitio:

Después enrollamos los cables que salen de los auriculares, juntos y en el mismo sentido, hacia la parte superior:

Tanto el mando para controlar el volumen como el segundo cable, los pasamos por el centro situando el control de volumen en su espacio:

Finalmente, sólo queda seguir enrollando el cable en el mismo sentido en el que hemos empezado:

Vídeo:

Lo principal es situar correctamente los auriculares y el control de volumen al principio, después va rodado. Espero que os haya servido de ayuda.

Saludos,
Pablo Torregrosa