Apple innova

Desde la presentación del iPhone 6, han sido muchos los artículos que he leído sobre él, así como comparaciones. Pero sin duda, lo que más me ha impactado, ha sido la cantidad de comentarios del tipo “Apple, bienvenido al 2012, mi Nexus 4 tiene lo mismo que el iPhone 6 desde hace tiempo” o “Qué caro el iPhone/Apple Watch” o “Apple no innova, copia”. Por lo que me gustaría dar mi opinión personal acerca del iPhone 6 y el panorama actual de smartphones.

A los teléfonos de última hornada se les tiende a comparar y valorar en función de su hardware, sin tener en cuenta el sistema operativo. Da igual si corre iOS, Windows Phone o Android,  si uno tiene un Snapdragon 800 a 2,2GHz y el otro un 801 a 2,5GHz, el segundo está claramente por encima. Siento diferir en eso, creo que estamos llegando a unos límites absurdos donde no se aprovechan los recursos disponibles en un teléfono. Está claro que los teléfonos ya hacen muchas cosas más que llamar, por supuesto, pero me gustaría que alguien me explicara: ¿para qué necesito un Quad Core a 2.7GHz, 3GB de RAM y una pantalla 2K?

 

Hasta el momento, no le he encontrado ninguna utilidad ni aplicación que requiera de esos recursos. Los fabricantes de Smartphones, sobre todo los de terminales Android, están compitiendo entre sí en una carrera absurda especificaciones. Comparando las especificaciones de los terminales de gama alta, encuentras que son todas prácticamente iguales. El usuario paga por tener un procesador de cuatro u ocho núcleos a 2 GHz, pero no sabe para qué puede servir.

 

Aquí es donde entra Apple y su “no-innovación”. Con este último iPhone 6, los de Cupertino han cortado su tendencia de pantallas pequeñas y han escuchado lo que los usuarios demandaban, pero eso no quiere decir que haya hecho lo mismo que Samsung, como mucho ha usado tamaños de pantalla más grande como lleva ocurriendo en Android desde hace mucho tiempo. Excepto eso, no veo ningún otro lugar donde hayan copiado.

Lo primero, han optimizado la fabricación de su procesador, ahora el más pequeño, más eficiente, y más potente. Este chip, tiene “únicamente” dos núcleos a ~1,4Ghz y cuenta con un 1GB de RAM, el cual está claramente por debajo de los 4 núcleos a 2,5GHz con 2GB de RAM que están tan de moda. Pero con ese chip han conseguido, por ejemplo, poder grabar video a 240fps de video, lo que hasta la fecha estaba al alcance de cámaras como la GoPro. O un enfoque mucho más rápido utilizando una técnica que hasta ahora sólo estaba presente en las DLSR.

Además, añaden un chip especial (como en la generación anterior) para cuantificar las acciones del usuario y que se encarga de la encriptación de los pagos vía NFC. Dicha tecnología, que existe desde hace mucho tiempo, nadie ha invertido lo suficiente en crear acuerdos con Visa, MasterCard, etc, para extenderlos. Ahora dirán que Apple no ha innovado, y yo digo, que no han inventado la rueda, pero han cogido la tecnología existente y la han aprovechado para añadir una funcionalidad a su teléfono. ¿De qué sirve decir que Apple llega tarde  porque el Galaxy Nexus hace 3 años llevaba chip NFC, si no lo puedo aprovechar?

 

Por último, me gustaría hacer un comentario acerca del precio. Estoy de acuerdo con que un precio a partir de 700€ para el iPhone y 350€ para el Watch, me parecen altos. Pero cuando miro a la competencia es cuando me doy cuenta que no es tan caro. Un Samsung Gear S con Tizen OS (sistema operativo propietario y minoritario) cuesta 400€ y un Samsung Galaxy S5 700€. En mi opinión, la calidad de construcción de los productos de Apple, ha sido siempre de primera, y no creo que con el iPhone 6 hayan hecho menos. Cuerpo de aluminio muy delgado con cristal curvado en los bordes, una preciosidad, en mi opinión.

Lo que quizá Apple no haga a menudo es inventar o crear tecnologías, pero no hay lugar a dudas de que Apple innova, ya que consigue más funcionalidades útiles que la competencia usando tecnología existente.

 

Anuncios

Lumia 1020 o cómo meter un iPhone 5 en el cajón

Recién cumplido el tercer mes desde que decidí cambiar mi flamante iPhone 5, después de llevar con él más de 1 año, me gustaría repasar lo que ambos terminales ofrecen que ninguno otro puede.

A pesar de que me gusta mucho trastear diferentes terminales, al cabo de un tiempo, termino siempre con un iPhone entre las manos. Las razones que me llevan a ello:

  • Calidad de fabricación: la calidad de los acabados es siempre excelente. Exceptuando pequeños fallos presentes en los primeros modelos, como botones de encendido que se estropean en unas semanas.
  • Asistencia técnica: por el momento, no he visto ningún fabricante que se acerque a Apple en este aspecto, por desgracia para el usuario. Tener un problema con un dispositivo y que en 2 días tengas uno reparado, es una gozada.
  • Fluidez del sistema: sin lugar a dudas, no es el terminal más rápido, pero sí el más fluido. No hay cortes en las transiciones aunque el procesador este ocupado, lo que deja una buena sensación al usuario al manejarlo.
  • Cámara: una de las mejores sin duda a la par de sencilla. Los algoritmos de imagen que utiliza iOS están muy bien optimizados y equilibrados.

Porqué cambiar a un Lumia 1020:

  • Calidad de materiales y fabricación: diría que a la par que Apple. Es muy agradable tenerlo en la mano y han hecho un gran trabajo dado el tamaño del módulo fotográfico.
  • Fluidez del sistema: al igual que en iOS, en Windows Phone se le da mucha importancia a la interfaz de usuario y en todo momento va muy fluida.
  • Cámara: por supuesto es su punto más fuerte. El objetivo que monta el Lumia 1020 es el mejor del momento. Las fotos que dispara en automático son realmente buenas, aunque se echa de menos un HDR nativo, pero lo bonito es controlar los parámetros avanzados con el “Nokia Camera”.
  • Software: sí, software. Y es que, aunque Windows Phone no esté al nivel de Android o iOS, se defiende perfectamente gracias a Nokia. Hay una buena colección de aplicación que Nokia ha desarrollado para Windows Phone, varias de ellas que te permiten juguetear mucho con la cámara, y otras tantas para diversas tareas, a destacar el “Nokia Beamer” cuya utilidad no he visto en otra plataforma de manera sencilla.

No puedo decir que sea el mejor terminal, pero después del iPhone, este Lumia 1020 ha sido el único que ha conseguido sacarme durante mucho tiempo una sonrisa de niño jugueteando con él.