Eliminando lags en el Note 2

Desde hace unas semanas, estoy trasteando con un Note 2. Una de las pocas pegas que le podría poner son los lags al pulsar los botones. Lo he notado sobre todo al pulsar el botón de desbloqueo, que tarda en encenderse la pantalla, y al pulsar el botón de inicio, para salir de las aplicaciones también tarda un poco en reaccionar. Investigando un poco por la web he encontrado dos pequeños trucos para solventar estos fallos sin necesidad de rootear el teléfono ni nada parecido.

El primer truco consiste en desactivar las animaciones del sistema desde el menú de desarrollador. Entramos en “Ajustes” –> “Opciones de desarrollo”, en caso de que no estén activadas.

Screenshots_2013-08-09-09-39-27  Screenshots_2013-08-09-09-40-13  2013-08-09 10.43.25

Más o menos a mitad de página están las opciones de animación.

2013-08-09 10.44.23

Tenemos que pulsar en cada una de ellas y desactivarlas.

Screenshots_2013-08-09-09-42-02 Screenshots_2013-08-09-09-42-18 Screenshots_2013-08-09-09-42-36

Una vez realizados estos pasos, podemos probar como a la hora de activar la pantalla hemos ganado algo de velocidad.

Ahora vamos a por el segundo truco. Para ello tenemos que abrir la aplicación “S-Voice” y entrar en “Ajustes”:

Screenshots_2013-08-09-11-05-45 Screenshots_2013-08-09-11-07-46

Únicamente hay que desmarcar la casilla “Abrir mediente la tecla de inicio”:

Screenshots_2013-08-09-11-08-21

Desmarcando esta opción perdemos la posibilidad de activar S-Voice mediante una doble pulsación del botón de inicio. Personalmente, no le doy uso a este botón, por lo que prefiero una respuesta más rápida a cambio del acceso directo a dicha aplicación.

En resumen, con estos dos pequeños “trucos” se pueden eliminar algunos de los lags que tiene la interfaz a menudo. La diferencia no es abismal, pero he de reconocer que soy un usuario con poca paciencia y lo agradezco bastante. Espero que a vosotros os sea de utilidad también.

Anuncios

Experiencia personal: Postventa Samsung vs Apple

Hace tiempo que quiero escribir este post para contar mi experiencia personal acerca del servicio postventa de los dos fabricantes de smartphones que actualmente son referencia mundial. Por todos es sabido que Apple y Samsung mantienen un estado de guerra constante, aunque parezca extraño aquí Google a pasado a segundo plano. Me parece muy curioso que la gente menos entendida en estos asuntos sepa que hay Galaxys y iPhones, lo demás queda en segundo o tercer plano. De hecho, no sabría decir cuántas veces al realizar la pregunta “¿Qué teléfono tienes?” he recibido la respuesta “Un Galaxy”, será que hay pocos …

Desde que me compré mi primer iPod he estado enganchado a la secta de la manzana, tengo muchos dispositivos suyos y entre ellos un precioso iMac 27″. El verano pasado nos juntamos unos amigos con tiempo libre y decidimos ir a la inauguración de la Apple Store de Barcelona, allí me compré un Magic Trackpad pero con el follón de la gente el vendedor parece ser que anotó mal mi dirección de correo electrónico y no me llegó la factura. Esto no me preocupó mucho hasta 3 meses después que empieza a funcionar cada vez más raro hasta que dejó de funcionar. Probé de todo lo que se me ocurrió pero no conseguí reanimarlo. Así que me decido a llamar al número del servicio técnico de Apple. Para mi sorpresa respondieron enseguida, le expliqué a la operadora que mi Magic Trackpad había dejado de funcionar pero que no tenía la factura de compra. A continuación me preguntó si tenía algún mac con el Apple Care contratado, así es, le di el número de serie el iMac y en menos de 5 minutos tenía un Magic Trackpad de camino. Al día siguiente, exactamente 23 horas después de haber hablado con el servicio técnico tenía un Magic Trackpad nuevo en la puerta de casa, entregué el que estaba averiado y listo. El único inconveniente si lo podríamos llamar así es que tienes que dar tu tarjeta de crédito donde te retiran el precio del Magic Trackpad y cuando reciben el averiado te lo devuelven, en mi caso 3 días después me devolvieron el dinero sin problemas.

También tuve problemas con el iPhone 5 que compré. Fui de los desesperados que se apuntaron a la lista de espera para comprar unos de los primeros iPhone 5 libre de la Apple Store. Estuve dos semanas apuntándome a las listas de espera todos los días, ya que solo tenían validez durante ese día, hasta que al final conseguí el mío. Sábado por la mañana de camino a la Apple Store de la Nueva Condomina muy ilusionado, enseguida me atienden y me siento en una de las mesas de configuración a esperar a que sacasen el teléfono. Lo abro ilusionadísimo, le quito los plásticos y me pongo a mirarlo por todas partes. Para mi sorpresa, detecté que el borde de plástico blanco que une la pantalla con el marco de aluminio tenía zonas un poco amarillentas, y por la parte de abajo un par de puntos negros muy pequeños. Todos estos defectos eran pequeñísimos, de hecho un amigo que me acompañó a comprármelo le costó verlos al igual a la trabajadora de la Apple Store. Houston tenemos un problema! Reciben unos 7/8 iPhones al día y por lista de espera, así que no tenían más iPhones. Al cabo de un rato esperando llega otro dependiente a verlo y se va para dentro, 5 minutos después sale el encargado y me explica la situación de que no tienen más iPhones, pero me da una solución que me aventuraría a decir que no daría en ninguna tienda, me dice que me puedo llevar el iPhone 5 a mi casa y que cuando les lleguen más iPhones me reservan uno para mi. Obviamente acepté y estuve todo el fin de semana trasteando con él y el lunes tenía un aviso en el correo que podía pasar a recoger mi nuevo iPhone cuando quisiera. Al día siguiente fui, entregué mi iPhone con su caja y ellos me dieron uno completamente nuevo a estrenar.

Casualidades de la vida, 6 meses después de haber estado usando el iPhone con normalidad, detecto que el botón de encendido/desbloqueo no funciona correctamente. Si lo pulsaba por el lado derecho funciona sin problemas, pero al pulsarlo por el lado izquierdo había veces que se encendía pero otra no. Enseguida me dirigí al soporte de Apple y rellené la solicitud de reparación contando lo que le pasaba al teléfono. Esto fue un viernes por la tarde, el lunes siguiente pasó un mensajero a recogerlo y el miércoles por la mañana tenía en la puerta de mi casa un iPhone de sustitución, que para mi sorpresa es como si estuviese nuevo, todo impecable con sus plásticos como si de uno nuevo se tratase.

Dos historias diferentes con el servicio postventa de Apple y todo perfecto, un servicio de primera. Pero ahora le llega el turno al segundo, a Samsung. Como buen geek siempre intento hacerme con lo último en tecnología e ir probando diferentes aparatos, y mucho antes de tener el iPhone 5, tuve un Samsung Wave. En mi opinión era muy buen teléfono, lo estuve usando algo más de 2 meses cuando llega un día en el que el altavoz dejó de funcionar. Leí en internet que un defecto compartido por muchos Waves, así que al día siguiente al servicio técnico de TPH para que lo repararan. Estuve sin él algo más de 3 semanas, pero es el trato al que estamos acostumbrados a recibir por un SAT.

Después de ese Samsung Wave pasé por muchos otros smartphones hasta que volví a caer otra vez en Samsung, esta vez un Samsung Galaxy Nexus. Sinceramente, ha sido uno de los mejores teléfonos android que he tenido y estaba muy contento con él hasta que un día me decido a probar el NFC, eso de lo que tanto hablan y casi nadie usa. Para mi sorpresa el teléfono no me deja activarlo. Pruebo de todo, reinicio, formateo, restaurarlo de fábrica con las imágenes de Google, y nada, sigue igual. Dada la situación me pongo en contacto vía web con el servicio técnico de Samsung y su respuesta fue que tenía que dirigirme a un distribuidor/SAT autorizado, que ellos me gestionarían la reparación. Primer punto en contra, tengo que desplazarme al SAT, pero no me importa ya que a 15 minutos hay un The Phone House que tienen servicio técnico oficial de Samsung. Después de estar esperando cerca de 1 hora en la cola, le explico al dependiente lo que le ocurre al teléfono y se extrañó de dos cosas, la primera que no se activara, y la segunda, que alguien usara el NFC. Al final, gestiona la reparación por garantía y a esperar a que lo reparen. Al cabo de 3 largas semanas sin el teléfono, recibo un SMS donde me avisan de TPH que al día siguiente podría pasar a recoger el teléfono. A la hora de comer voy para evitar largas colas, aún así 20 minutos esperando, el dependiente saca el aparato y ve en el parte de reparación lo que le han hecho, una actualización de software, un test de las señales y todo OK. Enciende el dispositivo y nos ponemos a probarlo, cuando llegamos al menú del NFC seguía con el mismo problema que cuando se envió. Sin necesidad que me mosqueara, el técnico se puso a tramitar otra vez el envío al SAT de Samsung indicando que ya es la segunda vez que enviaba. Salí de allí sin mi teléfono, y así estuve 4 semanas esperando hasta que llegó el SMS de TPH. Repetimos operación, cola de 30 minutos en TPH y el dependiente se acordaba de mi cara, textualmente me dijo “vienes por lo del NFC, no?”. Por fin, esta vez si que funcionaba correctamente, según el parte del SAT le habían cambiado la placa entera. Total 7 semanas sin teléfono.

Como resumen después de este largo post, voy a dar mi opinión del trato que he recibido en ambos casos. Es cierto que los aparatos de Apple no son baratos ni mucho menos, pero cuando compro un aparato de Apple soy consciente que estoy comprando un producto Premium y recibo un trato Premium en todo lo referente a él. Si decido comprar un paquete de garantía Apple Care para mi Mac/iPhone/… es porque supone una garantía de que si me rompe alguno de estos aparatos, con la mayor comodidad me lo van a solucionar y en poco tiempo. En el caso de Samsung, creo que su servicio postventa no es digno de la gama Premium, ya que en el caso del Wave veo razonable el trato recibido al tratarse de un terminal de gama baja. Pero en el caso del Galaxy Nexus, un terminal de gama alta con un precio bastante alto, recibe el mismo trato que quien tiene un Wave. No me parece justo estar pagando el dineral que vale un dispositivo de gama Premium y estar recibiendo una atención pésima. Hay que ser consciente de lo que compramos, seguiré comprando aparatos de otros fabricantes porque me gusta probar cosas diferentes, no soy un fanático de Apple cerrado, pero creo que todos los fabricantes deberían mejorar y mucho en la atención postventa, donde Apple no tiene rival.